Ir al contenido principal

SERES MITOLÓGICOS. DRAGONES BENÉVOLOS.

Dragón Dorado. Es sabio, de buen corazón y odia las injusticias. Puede lanzar conjuros para detectar mentiras, y también puede bendecir. Su aliento es un cono de fuego o una nube venenosa formada de cloro. Sobreviven en cualquier clima. Sus guaridas están aisladas, y hechas de piedra y roca. También pueden vivir en castillos custodiados por gigantes.

Dragón Dorado
Dragón Dorado


Dragón Dorado
Dragón Dorado

Dragón Plateado. Es benevolente. Su aliento es un cono de hielo o una nube de gas paralizante.  Lanza conjuros para caminar sobre las nubes, crear muros de hielo, controlar el clima e invertir la gravedad. Habitan en montañas altas o entre las nubes.

Dragón Plateado
Dragón Plateado



Dragón Broncíneo. Es amistoso con los humanos y semihumanos, y les gusta observarlos sus tareas. Para esto se transforma en un animal pequeño. Puede crear con sus conjuros, muros de niebla y controlar el clima. Su aliento tiene forma de rayo y de nube de gas de repulsión. Aunque su guarida es seca, vive cerca de corrientes de agua. Es amigo de delfines, sirenas y elfos de mar, no así de los piratas. Le encanta bucear para encontrar tesoros y perlas.

Dragón Broncíneo
Dragón Broncíneo


Dragón Broncíneo
Dragón Broncíneo

Dragón Ocre. Vive en clima cálido, como desiertos y llanuras. Su aliento es un cono de gas de sueño o una nube de calor. Sus conjuros pueden destruir el agua, controlar la temperatura y los vientos. Son sociables con otros dragones y con esfinges.

Dragón Ocre por Aedel
Dragón Ocre por Aedel


Dragón Ocre
Dragón Ocre


Dragón Cobrizo. Tiene una inteligencia muy desarrollada. Se destaca por su sentido del humor. Gusta de contar chistes y de los acertijos. Su aliento es un rayo eléctrico, una nube de gas de lentitud o una bocanada de ácido. Su hábitat está entre las montañas y colinas.

Dragón Cobrizo
Dragón Cobrizo


Dragón Cobrizo
Dragón Cobrizo



Comentarios

Entradas populares de este blog

SERES MITOLÓGICOS. AVE FÉNIX.

Definición.  Elfénix (griego antiguo: φοῖνιξ, romanización:phoînix, pronunciación: pʰó͜ɪ̀nikʰs (clásica), pʰˈyːnikʰs (koiné), ɸˈyniks (bizantina)) correspondiente al Bennu egipcio, es un ave mitológica del tamaño de un águila, de plumaje rojo, anaranjado y amarillo incandescente, de fuerte pico y garras. Se trataba de un ave fabulosa que se consumía por acción del fuego cada 500 años, para luego resurgir de sus cenizas. Según algunos mitos, vivía en una región que comprendía la zona del Oriente Medio y la India, llegando hasta Egipto, en el norte de África. Muy presente en la poesía árabe (En árabe: العَنْقَاءAl- Anka).

Mitología. El mito del ave Fénix, alimentó varias doctrinas y concepciones religiosas de supervivencia en el Más Allá, pues el Fénix muere para renacer con toda su gloria. Según el mito, poseía varios dones, como la virtud de que sus lágrimas fueran curativas, fuerza descomunal, control sobre el fuego y gran resistencia física. En el Antiguo Egipto se le denominaba Benn…

SERES MITOLÓGICOS. CENTAUROS.

En la mitología griega, elcentauro(en griego ΚένταυροςKentauros, ‘matador de toros’, ‘cien fuertes’, plural ΚένταυριKentauri; en latín Centaurus/Centauri) es una criatura con la cabeza, los brazos y el torso de un humano y el cuerpo y las patas de un caballo. Las versiones femeninas reciben el nombre decentáurides.

Vivían en las montañas de Tesalia y se les consideraba hijos de Kentauros (el hijo de Ixión y Néfele) y algunas yeguas magnesias, o de Apolo y Hebe.

Las contiendas de los dioses del Olimpo con los centauros representan la lucha entre la civilización y el barbarismo, y es conocida comoCentauromaquia. En general a los centauros se los considera seres salvajes, sin leyes ni hospitalidad, esclavos de las pasiones animales. Dos excepciones a esta regla son Folo y Quirón, que eran centauros sabios y amables.

En antiguas vasijas pintadas áticas los centauros eran representados como seres humanos de frente, con el cuerpo y las patas traseras de un caballo. Posteriormente, fueron hombr…

Ejercicios de retórica de lunes. Rafael Courtoisie.

Hoy corrí sin parar diez quilómetros
a la orilla del mar
del río que llamamos mar
para escribir este poema. Doscientas flexiones
cien abdominales.
Tres katas. Falta, falta mucho y sobran
muchas palabras. Mañana voy a correr veinte
kilómetros. Y trescientos golpes
en la makiwara hasta que la letra
de cada palabra
salga clara, se escuche
su respiración sólo no la mía.

Rafael Courtoisie (uruguayo)